Reseña 7: Sagrada

Desde que vimos este juego nos enamoramos de él. Hoy por fin lo hemos podido probar y os traemos nuestra opinión al respecto.

Si alguna vez has estado en Barcelona, o has visto una fota de Barcelona, seguramente has visto la Sagrada Familia, la famosa iglesia diseñada por Antoni Gaudí. Iniciada en 1882, y aún en construcción, esta catedral tan bonita es reconocida mundialmente como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En este juego, los jugadores compiten por crear el panel de vitrales más bello para ser incluido dentro de la gran basílica.

A cada jugador se le entrega un tablero que representa un marco de la ventana con una matriz dentro 5×4 espacios. En estos espacios, los jugadores colocarán dados de colores para crear su panel de vitrales.

El juego se juega a lo largo de diez rondas, y en cada una de ellas, los jugadores deben de seleccionar dos dados – así que habrá suficiente para llenar todos los espacios al final del juego.

Configuración inicial

Para configurar el juego, cada jugador recibe su tablero, así como dos cartas con patrones de ventanas. Cada una de estas cartas tiene dos caras, y el jugador elige cuál de las cuatro caras quiere jugar. Este lado elegido se inserta en el tablero y la otra carta se descarta.

En cada lado de la carta se indica la dificultad marcada en la parte inferior con un simbolo circulo blanco, entre 3 y 6 unidades. Cada jugador tomará un número de fichas de donativo (perlas) igual al número de dificultad de la tabla elegida.

Cada jugador también recibe una carta de objetivo privada que consistirá en un color en el que debe de concentrarse durante el juego.

El marcador de turno se colocara en el centro de la mesa – en el anverso se encuentra el marcador pero no será necesario hasta el final del juego.

Hay dos barajas de cartas, la baraja de Herramientas y la baraja de Objetivos Públicos. Ambas se barajan y se colocan tres de cada tipo boca arriba a la vista de todos los jugadores.

Las cartas de herramientas son habilidades especiales que pueden ser empleadas gastando fichas de donativo. Cada una las cartas de objetivos proporciona una forma de conseguir puntos al final del juego. Todos los dados se colocan dentro de la bolsa, y esta bolsa se entrega al jugador elegido para ser el primero.

¿Cómo se juega?

Cada una de las diez rondas sigue el mismo patrón.

El jugador que comienza saca de la bolsa 2 dados por jugador más un dado adicional (es decir, 9 dados para un juego de 4p) y los tira. Estos dados forman el Draft Pool para esta ronda. Luego, comenzando con el jugador inicial y yendo en el sentido de las agujas del reloj, cada jugador elige un dado disponible del Draft Pool y lo coloca en su tablero.

Si el jugador lo desea, puede usar una de las cartas de herramientas que se encuentran en la mesa colocando algunas de sus fichas de donativo en la carta. Si es el primer jugador en el juego en usar esa carta, necesita una ficha de donativo; de lo contrario, el jugador debe colocar dos Ficha de Favor en la carta para usarla. Una vez que todos los jugadores han elegido su dado en el sentido de las agujas del reloj, el orden se invierte y regresa en sentido contrario a las agujas del reloj con el Jugador Inicial obteniendo la elección final en la ronda.

Cuando un jugador elige un dado, debe ser colocado inmediatamente en su tablero. El primer dado del juego debe colocarse en un espacio de borde de su tablero de juego; los siguientes dados deben colocarse al menos diagonalmente adyacente a un dado colocado previamente.

La tarjeta de muestra elegida al comienzo del juego te dará algunas restricciones de color o de número en determinados espacios. Además, los dados nunca pueden ser colocados adyacentes ortogonalmente a otro dado de su mismo color o al mismo número. Aparte de estas pocas reglas, puedes colocar tus dados donde quieras….

Si no puedes colocar un dado o si prefieres no colocar un dado, puedes pasar tu turno. Cuando pasas, no eliges un dado del Darft Pool – te saltas toda la acción de elegir un dado. Si que puedes usar una ficha de herramienta para el turno usando las fichas de Favor necesarias – pero todavía estás restringido a usar sólo
una ficha de herramienta por ronda.

Si, en cualquier momento, se descubre que tienes un tablero incorrecto (es decir, dos dados del mismo color uno al lado del otro), simplemente tienes que quitar los dados de tu tablero hasta que cumplas con las reglas. Podrías usar esos espacios de nuevo con opciones de dado posteriores, pero acabarás con espacios vacíos al final del juego,
ya que has tenido que descartar algunos a lo largo del camino.

Al final de la ronda una vez que todos los jugadores han elegido sus dos dados, el dado restante (o los dados si algún jugador ha pasado) se colocan en el tablero de la ronda en la parte superior del número de la ronda que acaba de completarse.
Si el tablero está lleno, entonces significa que ha jugado la décima ronda y el juego ha terminado.
De lo contrario, el Jugador de Inicio se mueve en el sentido de las agujas del reloj y ese jugador coge la bolsa para
sacar los dados y empezar la siguiente ronda.

Al final del juego, se da la vuelta al tablero de ronda para mostrar el tablero del marcador. Cada jugador tiene un marcador para registrar sus puntuaciones. Hay cuatro posibilidades de puntuación diferentes:

  • Carta Objetivo Privada: al comienzo del juego, a cada jugador se le repartió una carta privada; hay 5 de ellas, y son idénticas excepto por el color del dado que se muestra. En la puntuación,
  • Cartas de Objetivo Público: tres de estas cartas fueron repartidas boca arriba en la mesa al comienzo del juego.
    Cada jugador calcula su puntuación para cada uno de los tres criterios de puntuación. Muchas de las cartas tienen puntuación para los dados que se encuentran en una fila o columna de su tablero. Tenga en cuenta que sólo puede reclamar una puntuación para filas completas (es decir, no hay agujeros vacíos en esa fila/columna).
  • Fichas de donativo: Cada ficha de donativo que no se haya utilizado da un punto.
  • Espacios Vacíos: Pierdes 1 punto por cada espacio vacío en tu tablero de juego.

El jugador con más puntos gana el juego.
Los empates van al jugador con la puntuación más alta de la carta de objetivo privado.

Mis opinión sobre el juego

Desde que vimos Sagrada por primera vez nos llamó mucho la atención, se salía un poco de los juegos que estamos acostumbrados a jugar en casa como Fantasma Blitz, Dobble o Bandido y por eso no sabía muy bien cómo iba a calar en casa.

Una vez jugadas las primeras partidas el juego ha enamorado a todos los miembros de la familia y ya se ha hecho un hueco como imprescindible para estar dentro de nuestra pequeña ludoteca.

La mecánica del juego es muy fácil de aprender, al final solamente tienes que elegir un dado y colocarlos. Pero claro hay muchas condiciones que no te dejan elegir un dado determinado y tienes que ver cual es el mejor dado que se acopla a todas las resticciones que tiene tu vidriera.

El juego puede ser jugado perfectamente a partir de 7 años en adelante. Eso sí, puede que le cuesta un poquito al principio pero con un poco de ayuda y modificando algunas reglas para que sea más fácil. Como por ejemplo, nosotros no jugamos con la regla de colocación que no te deja poner un dado del mismo color o número adyacentementes. De esta manera al niño de 7 se le hace más divertido el juego porque tiene que estar pendiente a menos cosas.

El juego es visualmente llamativo, la caja tiene un fondo de colores brillantes y el enorme rosetón que hay en la portada es fantasticos. La gran cantidad de dados translúcidos de colores hacen que la puesta en los tablero sea preciosa pareciendo que estas efectivamente construyendo unos ventanales de una gran catedral

A mi me gusta mucho personalmente porque cada partida es totalmente diferente a la anterior. Cada partida es totalmente diferente a la anterior. Además de las reglas de colocación que siempre están activas tenemos las reglas de objetivos. Que hacen que tengas que tenerlas muy en cuenta para conseguir los máximos puntos. Así que al final las partidas tienes que estás decidiendo en cada momento que dado escoger. Que número coger y en que posición de la vidriera colocarlo para ganar más punto. Todo eso hace que las partidas se te pasen volando porque cuando no estás en tu turno estás pendiente del resto de jugadores para ver que dados te quedan para poder elegir.

Créditos

  • Número de jugadores: de 1 a 4 jugadores.
  • Duración de la partida: 30-45 Minutos.
  • Edad recomendada: a partir de 14 años. Se puede jugar perfectamente con niños de 7 años.
  • Autores: Adrian Adamescu y Daryl Andrews.
  • Ilustraciones: Adrian Adamescu, Daryl Andrews y Peter Wocken.
  • Editor: Devir

Donde Comprar



¿Te gustó este post? ¡Compartelo!